Blogia
El Rincón del Diablo

La inocencia necesita de mí

La inocencia necesita de mí

 

CAMPO TEUCRO 

 

¡Ay, cuando las cuidan, es el regreso!

No comprendo lo incomprensible

No es como verse en el espejo

No es como verse frente al polvo del espejo

No es como verse frente al polvo de la pared

No es el techo de la noche

Sino el piso de la noche

El piso del día, las nubes y la lluvia

Las nubes juntas van construyendo un murciélago en la lluvia

Hecho de lluvia congelada

Hecho o hecha de nubes

Mi semen cae lentamente sobre el rostro de una niña extranjera

Campo teucro

 

 

 

 

 

LA INOCENCIA NECESITA DE MÍ

 

La inocencia necesita de mí,

en el mar y en la ola,

en un pelo desnudo

cerrando la boca.

 

¿Te imaginas criatura?

Todo hace falta,

y contar tus dedos,

y morder tu cama,

de madera, claro.

 

Incendiar tu puerta

con las llaves de las llamas.

Ahí estoy,

con los días cerrados,

con esta rebelión que no dura

la última desesperación.

 

¿Alguna duda?

 

Oculto soy inmortal,

poderoso,

en gigante

ipso facto.

 

Inocente,

volátil,

de las ramas y palabras,

casi un piloto que nunca ha estrellado

días como ahora

 

¿Cómo?

 

¿No hay un Después de este tamaño?

 

 

© Alexander Comundo.

 

 

Alexander Comundo. Estudiante de literatura UNMSM. Ha publicado poemas en la antología Generación 2000? de la editorial Círculo Abierto Editores. Correo electrónico de contacto: alexandercomundo@hotmail.com

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres