Blogia
El Rincón del Diablo

chica_facil@hotmail.com  

 

 

Por Nicolás Hidrogo Navarro

hacedor1968@hotmail.com

 

Chica_facil dice: hola, ¿quieres..?

 

Poeta_del_silencio dice: qué edad  tienes amor

 

Chica_facil dice: 16 mi baby

 

Poeta_del_silencio dice: uyyyyyyyy, esta linchecita

 

Chica_facil dice: cuando quieras…

 

Poeta_del_silencio: pero mamita quiero ahorita que me la chu…

 

Negra Chocolota dice: dime dónde estás amor te voy hacer lo que quieras

 

Poeta_del_silencio dice: estoy aquí en Chiclayo, frente a la Plazuela Elías Aguirre

 

Chica_facil dice: pero tengo frío

 

Poeta_del_silencio dice: te caliento mamita, la tengo paradota y como fierro en fragua

 

Chica_facil dice:¿pero no me hará doler? Jiji, soy full perreo y te pajeeooooooooo

 

Poeta_del_silencio dice: con salivita amor… la tengo grande como pepinillo, pero te entrará como cuchillo en mantequilla al medio día…

 

Chica_facil dice: (aparece como desconectado)

 

Poeta_del_silencio dice: por favor negra chocolate, no me dejes amorrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr

 

 

Su voz barítono llegó ebria y rebotando entre fonema y fonema y se trepó por los andamios de la sinrazón en un claro zig-zag frustrante: la miró de reojo, la amaba como idiota, pero la había perdido, se había cortado el pelo como al él no le gustaba y por primera  vez desde que la conoció  se había depilado las cejas y se había puesto un pierce entre los labios prohibiendo cualquier beso mojado y dulce con lengua, ya no era ella, era otra. Maldito internet. No la había tocado desde hace un mes y andaba desperado como burro de año, la persiguió oliendo y soltando todos sus olores y nada. El te puedo adorar esta noche, ella, todo pasó, él, déjame que sea como la primera vez en la Libertad, ella no tengo ganas ya, ellos se miraron, miraron juntos los tamales que ardían en la bolsa negra, ella, déjame vender, él negra _ chocolate eres lo mejor, ella no quiero saber nada, él te seguiré buscando en internet…siempre serás un chica fácil para mí…, ella: pendejo arrecho…quieres culearme nada más… él se pierde raudo y fantasmal entre el humo y la distancia de la Ramón Castilla, al fondo por la acequia poblada de cañaverales.

Cuando ella conoció por primera vez un cyber nunca imaginó que esas máquinas que estaban enredados por un y mil cables tendrían algo que ver en su vida. Nunca en su vida había siquiera tocado una computadora y su funcionamiento le parecía intergaláctico.

El cyber estaba lleno y todos querían ir al fondo, en caleta, escondiditos sicoseándose mórbidamente, viendo los videitos triples XXX gratis de la negra chocolate o de la zoofílica Lucy con su perro gran danés de aventajado parecer. Al Chita le gustaba más la mexicanita gordita que se calateaba por internet a las 11.45 de la noche mostrando sus grandísimos pezones del tamaño de un plato de té, negros y granulados, por puro exhibicionismo, al Josefo le placía la muerdehuevos españoleta que se habría de piernas ante cam enseñando su “mancha negra de pelos encrespados cubriendo biológicamente su húmeda abertura”. Ella como de costumbre agarró un hueco caleta y desde la inmunidad de su perversidad entró con su nick más despampanante, de los quince que ostentaba,  chica_facil@hotmail.com, al segundo de entrar con la clave con triple protección xxxxxxx y con nivel de complejidad máximo, con una foto distinta al de ella, se pobló su pantalla de voyeuristas, pederastas, coprófagos y mil y un aguantados babeantes que la esperaban religiosamente como lobos lujuriosos, todas las noches a las 8.01 p.m. hora del Meridiano de Grenwich. A cada uno le dio su bocado durante los 32 minutos que le constaba medio sol peruano, su basta galería de fotos y videitos le permitía embaucar al que estaba al otro lado de la red posiblemente con todos sus manos y dedos ocupados, arriba y abajo del keyboard.

La perdió en una de esas noctívagas noches en que como cazador moderno se ponía al acecho en el messenger a capturar cualquier pescadito libre, solitario, jugadora, que quería la emoción de su media hora con cincuenta céntimos: seudoenamorar o autoengañarse. Ella se había disfrazado con un nuevo sugestivo nick esclava_sexual@hotmail.com y él cayó redondito en una cita virtual, con unos besos pegándose a la pantalla del ordenador como colorete de lupanar.  Se olvidó de Mery, de enamorarla, de seducirla, sólo le pedía sus acostumbrados felaciones inundantes y pegajosas como chicle en la inmensidad de su  boca golosa.

Cada noche estrenaba un nuevo nick, el lunes era lujurioso sacaconejos_mamona@homtail.com: el martes era pedofílico chibolita_ enalgodon@hotmail.com; el miércoles era bicurioso sumisa_triera_bis@hotmail.com, el jueves era chimbombo metetedo_anal13@hotmail.com, el viernes era rockero hetaira_punk_regaladaza@hotmail.com, el sábado era cachondo tirame_desde_la _red@hotmail.com, el domingo era coprolálico y explícito labebe_semen@hotmail.com. Cada nick, tenía sus seguidores, contados por cientos, sólo media hora era el show, que ella los dedicaba transformándose.

Chica_facil@hormail y todos los demás nick revelados y ocultos,  era una sola, era Tomasa, la tamalera del mercado modelo de Lambayeque, una gorda rechoncha  y pulposa con cara granulosa, de tímido mirar, de frustrados amores y de una picardía antillana inigualable. Esa semana, después de 85 semanas de operar como vedette en la red, después de haber engañado a unos 14,276 sexópatas, decidió una semana antes de navidad revelarse por primera vez y ponerse ante cam, ante medio mundo. Su opilada faz, sus granos verrugosos, su nariz torcida de boxeador, sus ojos rubicundos de borrachina, sus cejas pobladas de grueso pelambre, su desdentada mandíbula, el aliento negruzco de sus axilas y el tufo a ajos de su putrefacta dentadura, fue puesta a dominio público. La conmoción, el chaco, la patinada, fue atroz.

Son las 8.02 de la noche de un diez de diciembre de 2006, el frío arrecia afuera y ya prenden luces de navidad, junto a la panadería Tocuca, hay una nueva vendedora de tamales, es Tomasa, con su canasta humeante oliendo a cebolla, queso, pollo encebado, ajos triturados, maíz molido y pelado envuelto en hojas de plátano de estos valles mochicas, con su nuevo look punk, treinta y siete pierce en el cuerpo y ningún amor a su lado, la otrora negra chocolate o chica_facil  de la red, intenta sobrevivir y olvidarse que alguna vez conoció, vivió y se río sardónicamente por y en internet, elevando su temperatura y encendiendo más de una libidinosa y sexópata  pasión.

Lambayeque, diciembre 10 de 2006

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

carlos -

hola sabes creo k tu eres una mujer muy bonita pero no se si kisieras
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Anónimo -

BUENAZO,
REALMENTE MUY SENSUAL Y AGUANADAZO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!11
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres