Blogia
El Rincón del Diablo

OSWALDO REYNOSO SIGUE SIENDO DE LA COLLERA Y VUELVE A CHIMBOTE

OSWALDO REYNOSO SIGUE SIENDO DE LA COLLERA Y VUELVE A CHIMBOTE

"A propósito de la Bohemia Cultural que ha de realizarse mañana viernes 25 de mayo de 2006 en el local de "El Conquistador", donde habrá trova, música folklórica, la presentación de la nueva Dupla de Oro con los cuentos de Oswaldo Reynoso y Cromwell Jara, que además estarán presentes en el evento, presentamos una nota publicada en el diario La Industria de Chimbote, del puño y letra de Jaime Guzmán Aranda, quien es el gestor de las Bohemias desde fines del año pasado".

Es parte de la leyenda de la literatura peruana, que tuvo el gran acierto de ser un conspicuo militante de la mejor época con sus noches lúcidas del histórico bar Palermo, allí empezó la ilusión, el sueño y el amor desmedido por la literatura y empezaron a germinar los mejores proyectos de la literatura urbana que como un niño recién nacido aprendía a dar sus primeros pasos y buscaba a gritos quién lo alimentara y le ofreciera cuidados paternales y encontró a Reynoso, a Julio Ramón Ribeyro, Vargas Vicuña, Luis Loayza, Miguel Gutiérrez y en el silencio de Martín Adán el compromiso que no conoció de dobleces ni traiciones, de hacer de la urbe un inmenso laboratorio de investigación, de la cual captaron historias, dramas y personajes donde siempre la realidad fue más grande que la ficción y que gracias al talento de todos ellos son páginas vigorosas y vigentes de la literatura peruana. Esta generación heroica se subió a este coche para no bajarse nunca jamás. En ese entonces todavía se respiraba a incienso donde el discurso y conductas conservadoras hacían de Lima una ciudad con fuerte acento monacal. La pluma del iracundo escritor Oswaldo Reynoso irrumpe como un huracán para remecer las estructuras literarias. El primer libro tiene un nombre subliminal “Los Inocentes”, allí Reynoso da rienda suelta a su osadía de llamar las cosas por su nombre, el espíritu oscurantista de la época de Gonzáles Prada, que exigía terminar con el pacto infame de hablar a media voz, se mantenía inalterable, de modo que la narrativa de Reynoso hizo que la piel se pusiera de gallina, al descargar toda su artillería y convicción de escritor iconoclasta para aprehender para siempre el mundo de la esquina, del billar y la cantina, lugares donde el lenguaje a través de la jerga endemoniada del despertar a la adolescencia adquirían solemnidad. Sobre todo empezaba a llegar la música desenfrenada del rock, que no daba otra alternativa que moverse y la generación del 50 y 60 no se amilanó en absoluto. Todo esto, así como el goce del primer amor llevaba a entender la vorágine sexual no como algo oculto, sino como un tema que como las barajas se deben exhibir sobre la mesa. Naturalmente esto provocó el grito inflamado de la hipocresía social que se resistía a entender que Lima asistía a la invasión de nuevos grupos sociales y culturales, para desde entonces escribir con mayúsculas todo lo que se refiere al proceso de transculturación. Reynoso fue el primer escritor que fotografió esta realidad, en ese entonces estuvo desamparado, uno de los pocos que se atrevió a escribir en su defensa fue el maestro José María Arguedas. Desde aquellos años, en los cuales la Santa Inquisición quiso resucitar al intentar enviar los libros de Reynoso a la hoguera, él se ha mantenido firme y juvenil al sentirse siempre uno más de la collera. De manera que Río Santa Editores, celebra dos aspectos fundamentales: tener el honor de publicar sus cuentos antológicos como son “Cara de ángel” y “Colorete” y, volver a tenerlo en Chimbote. Seguro que aprovechará la mañana y la tarde del viernes 26 para visitar colegios y realizar conversatorios con los estudiantes. A pesar de sus juveniles años, el autor de “En octubre no hay milagros” asiste a todas las invitaciones que le llegan de todo el país, no es exagerado si afirmamos que es el escritor que está más dispuesto a participar de cuanto evento cultural se le invite. Por lo demás, en menos de un año ha estado en España, México (Guadalajara) en la gran Feria del Libro (la segunda de importancia en el mundo) y hace menos de dos meses fue invitado a Alemania por más de 15 días. Por eso nos sentimos honrados cada vez que viene a Chimbote, pues en las tertulias que compartimos con muchos amigos, sentimos que estamos haciendo un curso acelerado de Maestría en Literatura. Ojalá que su juventud se prolongue, para que siempre venga a nuestro llamado y cuando apenas descienda del bus en el Terminal, nos diga: “Jaime, cuál es el plan”.  

Jaime Guzmán Aranda

 
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

maria -

quiero saber quien es la esposa de oswaldo reynoso
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

gena the unix = midulce_charito@..... -

ummmmm interesante la obra ...######

valerin -

deverian poner el go facil para encontrar las obras pero me gustan sus obras
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres