Blogia
El Rincón del Diablo

EL FIN

EL FIN

Postrando mis barcos a los pies de un puerto
cuántas veces te he tenido, amor, a mi amparo.

Sobre mis rodillas
contemplé tu cuerpo blando, tu alma desnuda.

Consentiste que te quiera y te quise
como el delicado musgo aprieta la roca amada

Cuántas veces, ajena al giro del mundo,
sosegaste mi dolor de marino errante.

Tantas veces besando tu frente cóncava
te probé mi lealtad. Te quise mucho.

Y aún cuando un funesto día
la cúpula del mundo
fue asaltada por ejércitos de sombras,

no huí.

No supe que tenerte era el fin,
que nuestra feliz vida terminaba,
que la piedra no podría soportar más el arrebato del mar.

No volveríamos más a querernos
y uno de nosotros tuvo que seguir...

 

Azagar

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres