Blogia
El Rincón del Diablo

Fuego y música

Fuego y música

 

LA LLAMARADA DE  TU BOCA



 

Quien detiene su mano en tu espalda no es esa sombra

No es tampoco el reflejo de la soledad en los cristales del reloj

Ni siquiera es un espectro fugitivo
Quien detiene su mano en tu espalda es mi córnea.

Porque yo he de esperar en la estación de bus por esa ráfaga de aire

Mientras los rostros de los forasteros pasean sus manos blancas

Yo he de convivir con tu eclipse

Con tu casa olvidada de criaturas azules

Yo he de lastimar con suavidad tus zapatos negros

Mientras contemplo los días que escapan por la ventana

Con el mismo hueso.

Quien detiene su boca en tu instante cercano

No es esa constancia certera de una huída hacia el silencio

No es tampoco esa música triste de perro languidecido

No, acéptalo,  como yo lo acepto

Quien detiene su boca en la llamarada de tu boca

Es simplemente mi espalda

La que se hace vana ceniza

Para quedar regada en el cuarto viejo

Bajo tu lengua soporífera.

Quien detiene su pierna es tu estío no es la hoja roída

Que se ha perdido en un recodo incierto

Tampoco el gato hambriento

Que sigue paseando en tu tejado

Quien detiene su pierna en tu pierna

Es mi cráneo endulzado por tu habla de gitano

Mi vientre de barro oscuro

O mi cuello durmiendo en las tinieblas

 

... (Para ver todos los poemas, hacer click aquí).

 

Roxana Ghiglino

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres