Blogia
El Rincón del Diablo

2006: CHIMBOTE EN SU CENTENARIO DE CREACIÓN

2006: CHIMBOTE EN SU CENTENARIO DE CREACIÓN  

 

 

 

Quizá no muchos lo hayan sabido; sin embargo, en la historia de nuestro país ha quedado marcado ya con huella indeleble que Chimbote ha cumplido, en el 2006, su Primer Centenario de Creación.

Si bien en algunos aspectos Chimbote se ha visto opacado (el descenso súbito del Gálvez, las discusiones políticas, los eventos fallidos), este Centenario significó para el puerto una efervescencia cultural nunca antes vista en otros años.

Tanto en las artes plásticas, como en la música y, sobre todo, la literatura, Chimbote resaltó admirablemente, demostrando el ahínco y la solidez de años atrás, cuando un Juan Ojeda surgió en la urbe capitalina como voz viva de nuestro puerto, y Óscar Colchado Lucio impulsaba la literatura dirigiendo la Revista Alborada del Grupo Literario que dio vida allá por los 70's: Isla Blanca.

Si bien surgieron eventos literarios cuya trascendencia ha sido ínfima en el puerto (pese a toda la propaganda que se le hizo), y por tanto no vale la pena mencionar siquiera, la producción literaria ha sido no sólo abundante sino también satisfactoria en cuanto a la minuciosidad de su trabajo. Algunas obras de carácter más histórico que literario (El Chimbote que se fue, por ejemplo), otras de una calidad más literaria, todas han contribuido con su granito de arena a realzar la imagen de Chimbote ya no tanto como puerto, mas bien dándole un matiz de tierra de creadores y artistas. Medios de difusión regional como la Revista Kordillera, dirigida por el escritor Omar Robles, han dirigido sus ojos hacia su producción literaria, específicamente. En la sección Balance (Kordillera - Pág.12), se hace precisamente un recuento de todas las publicaciones surgidas durante todo el año 2006 y que quedarán sin duda marcadas con una huella imborrable en la posteridad. Figuran así, entre las más trascendentes: Cuando cayó la noche de Víctor Sagástegui, De infidelidades y demás yerbas de Enrique Tamay, La hora secuestrada de Juan Carlos Lucano, Inicio del Mundo de John López, y Lindero Prohibido de Gonzalo Pantigoso -aunque sin mencionar de este último sus poemarios: Confesiones de Mantícora (Mantícora Ediciones, 2006 - 2da. edición) y Atahar (Mantícora Ediciones, 2006)-.

Destacó también por el aporte bibliográfico de sus publicaciones Río Santa Editores, una de las editoriales más importantes en Chimbote, y que sacó a la luz libros como: El Chimbote que se fue, Los hervores de Chimbote, y otros libros de corte histórico o ensayístico. Pero uno de los libros que resultó una revelación en el campo literario (salvo ciertos detalles que tampoco valen la pena mencionar), mas aun en este Primer Centenario de Creación de la ciudad de Chimbote, fue Llora Corazón del escritor chimbotano Fernando Cueto, novela que sintetiza el proceso histórico-cultural de nuestra ciudad, al  mostrarnos a ésta en todas sus facetas, desde el deporte, la música y la literatura (que toman forma en personajes como el Loro Cueto y "Chimango" en el fútbol, Washington Delgado y José María Arguedas en la literatura, y los Rumbaney's en la música) hasta la formación de sus más recónditos y a la vez concurridos suburbios, atiborrados de putas, ebrios, almas deformes, y personajes insólitos, inquietantes.     

En otra faceta, está también la formación de importantes medios de difusión que poetas y escritores locales han promovido con el objetivo de propagar por diversos lugares de la red los trabajos de autores no sólo locales sino también reconocidos a nivel nacional. Ahí están, por ejemplo, los denominados Bloggs Literarios y las Páginas Web, plasmándose los primeros en medios como Matriz Musical de la poeta Denisse Vega Farfán y Tierra de Promisión del escritor Ricardo Ayllón, este último dedicándose a difundir casi de manera exclusiva los trabajos de autores chimbotanos y de la región Ancash. Cabe señalar también el resurgimiento de una Página Web perteneciente a El Universalismo, me refiero a la Revista Literaria Gemación, mostrándonos en esta oportunidad material variado de distintos autores.

Como podemos ver, Chimbote ha abordado barcas y zarpado hacia buen puerto en este último año. Esperemos que consiga mantener aquel sitial en las próximas décadas, especialmente en el trabajo cultural y literario, donde han demostrado sus autores que tienen lo necesario para hacerse un espacio a nivel nacional, para resaltar en las páginas azules de la historia el nombre de Chimbote, y hacerlo volar por lo más alto del cielo.  

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres