Blogia
El Rincón del Diablo

SANTIAGO RONCAGLIOLO: ¿NUEVA VOZ DE LA NARRATIVA LATINOAMERICANA O PASAJERA SENSACIÓN COMERCIAL?

SANTIAGO RONCAGLIOLO: ¿NUEVA VOZ DE LA NARRATIVA LATINOAMERICANA O PASAJERA SENSACIÓN COMERCIAL?

 

El Premio a Mejor Novela del 2006 otorgado por la Editorial Alfaguara, del Grupo Santillana, por la novela "Abril Rojo", significó uno de sus grandes logros y cierta consagración para el narrador peruano Santiago Roncagliolo, que con este triunfo su nombre ha comenzado a circular de librería en librería, al punto de ser considerado por la mayoría de lectores y avezados conocedores del tema como una nueva voz dentro de la narrativa tanto nacional como a nivel latinoamericano.

Esta premiación dice mucho del desarrollo de la literatura en nuestro país, nos muestra que es posible hablar de escritores que continúen el legado dejado por autores reconocidos como Ciro Alegría, José María Arguedas, Julio Ramón Ribeyro, Alfredo Bryce Echenique y Mario Vargas Llosa en lo que a narrativa se refiere.

Ya Roncagliolo nos había dado hace unos años un alcance de su narrativa a través de una publicación vía la Editorial Planeta con "El Príncipe de los Caimanes" y luego con la Editorial que actualmente le publica sus novelas: Alfaguara, con la novela "Pudor", exploración, a manera de retrato oval, de la sociedad peruana actual y su estructura familiar, cada vez más inextricable e insólita. Un proyecto más ambicioso que el actual.

En esta ocasión, Roncagliolo hizo entrega de "Abril Rojo", con el agregado de haber obtenido un premio importante como lo es el Alfaguara, en novela, haciéndole formar parte de las nuevas voces de la novela actual de manera inmediata. Sin embargo, esto no se ve plasmado en la novela ganadora, pese haber obtenido aquel distinguido premio.

Siempre se había recibido comentarios sobre el Premio Alfaguara, no muy favorables, denominándolo como un Oscar Literario, donde sólo se aglomeran las voces comerciales de la literatura y no precisamente aquellas que se distinguen por su trabajo estético. Prueba de ello hace ya varios años es la novela "Delirio" de Laura Restrepo, que vendió mucho, pero convenció poco a la crítica tanto nacional como extranjera. Ahora parece ser el turno de nuestro compatriota Roncagliolo, puesto que "Abril Rojo", ganador de un premio que se supone es estrictamente literario, en la práctica, aquello no es observable. Si se trata de catalogar a su novela, ésta se ubicaría en el rubro de la Literatura Light, destacada ésta por su interesante trasfondo, pero en la forma misma se olvida de su labor minuciosa, utilizando por lo común un lenguaje sencillo, con el objetivo claro de que llegue a todo público y se entienda fácilmente. Esto no es malo; sin embargo, dentro de una obra, esta característica sólo puede denotar en un narrador un trabajo poco serio, que no apunta a un cambio y, por el contrario, denota una tendencia al ámbito comercial.

Es cierto que "Abril Rojo" constituyó un éxito de ventas tanto en España como en nuestro país, pero como trabajo literario dista mucho de obras representativas como lo fueran en su momento "Un mundo para Julios" de Bryce Echenique, o "La Ciudad y los Perros", "Conversación en la Catedral", "La Casa Verde" y "La Guerra del Fin del Mundo" de Vargas Llosa. Quizá el fondo del asunto (un crimen horrendo, un asesino demente, una investigación, una ciudad fantasma) no aporte mucho a comentarios favorables.

La novela tiene, en sí, toda la estructura de un thriller policial, típico de las películas norteamericanas, lo cual le da una imagen estereotipada, poco original, como para trabajarla una vez más de forma literaria. Lo que ha salvado a esta novela, y como el propio jurado lo dice, es el trasfondo interesante y los detalles que comunican y no dejan un solo cabo suelto en toda la historia, cerrándola de manera eficaz. Dentro del fondo está el hecho de que aquel thriller se ve ambientado en un espacio por demás inquietante como lo es la sierra peruana (un apartado pueblito de Ayacucho), un contexto adecuado para el desenvolvimiento de los hechos. He ahí el punto a favor. Sin embargo, una premiación puede resultar algo exagerado por parte del jurado, tomando en cuenta que esta decisión dice mucho de los demás trabajos presentados.

Con esto no se quiere decir que nos es esquivo el triunfo de Roncagliolo en un mercado tan difícil como lo es España. Nos da gusto saber que un autor peruano está triunfando en tierras extrajeras. Pero sabemos que si una obra se comercializa tanto no sale de ese casillero inútil, y un trabajo que podría perdurar dentro de la literatura como expresión estética podría perderse en los ojos, las manos y las mentes de toda la gente.

Felicitamos el triunfo de Roncagliolo y reconocemos su destacado trabajo el año pasado como narrador, más que nada por su éxito comercial. Esperamos tan sólo que su obra no quede estancada en ese rubro y sea también reconocida como obra literaria indispensable, que merece una buena apreciación del público y, por supuesto, de la crítica. Es lo que queremos: una real voz nueva a nivel nacional y latinoamericano. Un nuevo narrador peruano.  

    

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres